martes, julio 25, 2006

Fondos mineros ¿Donde han ido?

Un informe de la Universidad de Oviedo dice que el joven de las cuencas "no tiene cultura laboral", ¡Madre de dios! Pero no nos decían otros sesudos informes que el principal activo de Asturias y de las Cuencas era “su cultura industrial”.

El sociólogo de la Universidad de Oviedo Holm-Detlev Köhler, afirma que los jóvenes de las cuencas no tienen cultura laboral porque proceden de hogares inactivos en los que el dinero no procede del trabajo propio. Desde el mayor respeto para el equipo investigador debemos decirles que “para este viaje no necesitábamos alforjas”, ¿Quién con sentido común no es consciente de esa realidad desde hace ya años? ¿Cuántos han sido ahogados y condenados al ostracismo por decir que las políticas practicadas en Asturias y en particular en las cuencas nos conducían a esa situación?

Los investigadores afirman que los jóvenes viven de las prejubilaciones, la mayoría en hogares inactivos con padre prejubilado y madre ama de casa y esto "les hace perder la cultura del trabajo, al no proceder el dinero del propio trabajo ", …, … "se les gestiona todo e incluso les instan a abandonar los trabajos mal retribuidos".

¿Pero las políticas de utilización de los distintos fondos mineros (provenientes de programas europeos para compensar el abandono de la minería) en carreteras y prejubilaciones, eran erróneas? Sorprende que el Consejo de la Juventud y la Universidad descubran ahora, cuando se ve el “fondo del saco” de los fondos mineros, que las cuencas no tienen futuro, que la culpa es de las malas políticas de generaciones anteriores y que hay que emigrar como única salida posible.
Resulta sorprendente que en el estudio se diga que hay carencias de empleo porque las empresas "no encuentra trabajadores cualificados para muchos empleos vacantes" ¿No teníamos a la juventud más preparada? ¿Dónde están los fondos destinados a formación que en cantidades ingentes se utilizaron en las cuencas?

¿Qué parte de razón tendríamos los que desde los primeros años noventa decíamos que las políticas que se seguían eran equivocadas, perversas y caciquiles? Ya que sólo pretendían:
  • Las prejubilaciones: adormecer las conciencias y la capacidad de reivindicación de los trabajadores de la minería.
  • Los fondos de formación: financiar a los sindicatos que los gestionaban y cerrar la boca de quienes recibían su parte del león.
  • Las inversiones en autopistas y carreteras: llenar los bolsillos de los empresarios del sector a cambio de puestos de trabajo coyunturales y precarios.
¿Hasta cuando, José Angel, abusarás de nuestra paciencia?

Langreo, durante el 75 aniversario de la IIª Republica

3 comentarios:

Lisardus dijo...

Es muy interesante. Un fraternal saludo desde Gijón.

Haxtur De As dijo...

Como de costumbre un comentario atinado sobre una cuestión de suma importancia para las cuencas y para Asturias.
Si alguna pega se puede esgrimir entorno a lo escrito es que no va a ser leído por quienes, realmente, son los culpables de todo el desaguisado y no me refiero únicamente y en primer lugar a unos sindicatos a los que en verdad les importa muy poco todo aquello que no sea mantener el status del que disfrutan por encima, incluso, de lo que debería ser primordial en su función: los derechos y necesidades de los trabajadores y fundamentalmente de los más desprotegidos. Evidentemente con el SOMA a la cabeza.
Tampoco los políticos de todo signo se pueden sentir ajenos a este proceso alentado desde la derecha y la izquierda en función de los particualres intereses de cada cual aunque cada vez con mayor motivo pienso que los de unos y otros son más coincidentes de lo que piensa la ciudadanía.
Un fraternal abrazo
Spartacus

Ricardo Fernández dijo...

Mira que te echaba yo de menos en el espacio... Me alegra mucho volver a encontrarte. Y me ha alegrado esta reflexión con la que coincido punto por punto.
Un fuerte abrazo.
R.·.