lunes, marzo 30, 2009

Republicanos de derechas

"Es enemigo de todo procedimiento de violencia, es defensor de la democracia y de las vías legales, es de respeto absoluto al poder constituido".

Así argumentaba en clave acusatoria la sentencia del tribunal franquista que condenó a muerte a Luis Lucia en 1939. Su delito: el envío de un telegrama de adhesión al Gobierno republicano a las once de la mañana del 18 de julio de 1936.


¿Ser republicano, ser de izquierdas?

Derecha y República parecen conceptos antinómicos en la España contemporánea, el tópico, vincula la República a opciones de izquierda -progresistas o revolucionarias- y la Monarquía a sectores supeditados a la defensa del orden social, la religión, la propiedad privada, la libre empresa, etc. –derechas-; Monarquía y República extienden así su condición de meras formas de gobierno para adquirir valores morales, convirtiéndose en sistemas absolutamente opuestos en la organización de “toda” de la vida nacional.


¿Ha existido una derecha republicana en España?

No son muchos los ejemplos, pero los hay, el más patente D. Niceto Alcalá-Zamora - ex ministro de la Corona- y primer presidente de la IIª República, y su partido que tituló Derecha Liberal Republicana, mas tarde Partido Republicano Conservador, al igual que D. Miguel Maura –ministro de Gobernación de la misma- de los que es bien sabido el papel que jugaron en el derribo de la Monarquía alfonsina y su oposición a la dictadura de Primo de Ribera; el Partido Radical de Lerroux que era la «derecha» en ese momento, al igual , desde luego, que los liberal-demócratas –reformistas- de D. Melquíades Álvarez y sus viajes de ida y vuelta hacia la Monarquía; también los conservadores del Partido Agrario, eran republicanos -de última hora-; y lo fuerón, como reconoce el socialista Indalecio Prieto, D. Ángel Osorio y Gallardo -nombrado entre 1936 y 1939 embajador en Francia, Bélgica y Argentina, país este al que se exilió al finalizar la Guerra Civil, formando parte de uno de los Gobiernos en el exilio- y D. Luis Lucia y D. Manuel Jiménez Fernández –ministros de la CEDA- que gobernaron una República que no los aceptaba, en nombre de una derecha que terminó repudiándoles. Cuando el 18 de julio se produjo el Alzamiento D. Luis Lucia efectuó un manifiesto de apoyo al gobierno del Frente Popular pese a que simpatizantes de Derecha Regional Valenciana eran asesinados por milicianos, dicho manifiesto, publicado en el diario republicano valenciano "El Mercantil Valenciano" decía: "Como ex-ministro de la República, como jefe de la DRV y como diputado a Cortes español, levanto mi corazón poniéndolo al lado de la autoridad frente a al violencia y a la rebeldía, por ser encarnación de la patria. Luís Lucía".

Hubo, pues, republicanos que viajaron de la izquierda a la derecha, o que se quedaron quietos, mientras que las que mudaban eran las izquierdas y las derechas. Es posible que, de haber cuajado, la Monarquía del 18 de Julio, hubiese retornado al campo republicano un sector de la derecha democrática y de la izquierda posibilista, pero la Transición despejó sus dudas, la ruptura “revolucionaria” la encarnaban los proyectos republicanos y mientras la Monarquía asuma el papel que le marca la Constitución, no parece probable que surjan en la derecha voces que pidan la República como el más puro de los principios democráticos.

Los republicanos seguirán siendo, por tanto, individuos liberales, aunque preferentemente de izquierdas.


S&R


2 comentarios:

Franito dijo...

Sí que existen. Y a umentan con solo entrar en faceboonk y otras redes sociales, bitacoras y páginas como:
http://www.tercerarepublica.org/

andresrguez dijo...

Gran parte de ese olvido, lo tiene la autodenominada "izquierda verdadera" o de las verdades innegociables, que considera que si eras republicano eras de izquierdas y que si eras de la derecha, eras un golpista.